Las señales de las adicciones en nuestros hijos

Muchas veces los padres se sienten mal por haberse dado cuenta tarde de la adicción de su hijo. Les cuesta gestionar su sentimiento de culpa y manifiestan su deseo de haber sabido antes cómo poder ayudarlos. Por eso, te apuntamos 4 comportamientos clave en la personalidad de un adicto:

  1. Negación: No es que te mienta, es que se autoengaña. Se puede llegar a creer lo que te dice. La adicción tiene secuestradas muchas de sus percepciones propias y de la realidad que le rodea. De ese modo consiguen sobre todo dos cosas: no hacerse cargo de las consecuencias de su adicción y permanecer en una realidad llena de creencias erróneas… todo para poder seguir consumiendo.
  2. Manipulación: Han perdido el control de su vida y necesitan dinero. Para conseguirlo roban, mienten, piden prestado, se endeudan, venden sus objetos de valor… necesitan seguir consumiendo. Para ello, saben que deben culpar a todos y victimizarse ellos. Se trata de una trampa emocional. Te hará sentir culpable para así evitar tener que coger él las riendas y hacerse responsable de su recuperación. 
  3. La montaña rusa: Su ánimo se convierte en una montaña rusa, lleno de altibajos e inestabilidad. A sus estallidos de ira le pueden seguir episodios de llanto o sentidas peticiones de perdón. Vive en una pura contradicción: desea dejar de sufrir las consecuencias de su adicción, pero sin dejar de consumir.
  4. Pérdida de tono vital: Tu hijo ya no es el de antes. Ahora toda su vida gira alrededor de otro objeto de interés: la droga, el juego, el alcohol… Su universo de intereses se desinfla. No tiene ilusión por nada. Ya nada le llena: ni sus estudios, ni conservar su trabajo, ni su pertenencia a una asociación… Ya nada le hace feliz, sólo consumir. Sienten un inmenso vacío. Entonces se hacen recurrentes las ideaciones autolíticas, es decir, los pensamientos suicidas.

El hijo adicto va cambiando los valores en los que se educó por el único objeto de interés que se ha apoderado de su vida: su adicción. Con el consumo irá sustituyendo su personalidad de siempre por una máscara adictiva, haciendo de la mentira su segunda piel. Si sus padres y su entorno inmediato entran en su juego, no podrán ayudarle. 

Si reconoces varios de estos comportamientos en tu hijo y necesitas saber cómo actuar, contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. 

 

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat