Mucha gente nos pregunta cómo es posible abordar diferentes adicciones con una misma metodología o tratamiento. En efecto, un adicto al juego y un adicto a la cocaína se sientan juntos en un mismo grupo de terapia. Entonces la familia se pregunta si realmente esto funciona.

La respuesta es sí. Las distintas adicciones son el síntoma de una misma enfermedad crónica del cerebro en la que se ve comprometido nuestro sistema neuronal de recompensa. Es decir, cada adicción es una concreción diferente de un idéntico problema. Por tanto, es esa enfermedad la que hay que tratar si queremos remediar sus síntomas.

Ahora bien, el experimentado equipo terapéutico del Centro de Desintoxicación de Guadalsalus sabe que se trata de un problema común, no de un mismo problema. De ahí la necesidad de un tratamiento personalizado. A pesar de la tantas veces publicitada “personalización de los tratamientos”, la realidad es que la intervención terapéutica en adicciones ha evolucionado realmente poco en las casi tres últimas décadas. A pesar de las nuevas incorporaciones del EMDR, el mindfulness, la arteterapia, la psicología sistémica o la motivación al cambio, la base terapéutica sigue siendo esencialmente un trabajo cognitivo-conductual llevado a cabo en un grupo.

Esto ha puesto de relieve sus limitaciones a lo largo del tiempo. Algunas de las más evidentes son las siguientes:

  • Un tratamiento únicamente de corte cognitivo-conductual podría dejar al sujeto desprovisto de mecanismos de adaptación a los futuros cambios que la misma vida impone. Es por esto que nuestro modelo terapéutico ofrece en Sevilla un medio camino anterior a la reinseción, que son los pisos terapéuticos o tutelados. En ellos el paciente empieza a disfrutar de gradientes de libertad y responsabilidad para adaptarse a su nueva realidad psicosocial.
  • La terapia impartida únicamente en el grupo no es suficiente para una más adecuada adaptación del tratamiento al paciente. Por ello es necesario realizar sesiones de terapia individual, de pareja y familiar que se adentren en las concreciones de cada tipo de adicción, así como en los sitemas sociofamiliares del paciente, sobre los cuales habrá que intervenir necesariamente.
  • Atender a la procedencia cultural y la perspectiva de género son factores de una importancia extraordinaria. En efecto, la consideración social del consumo de sustancias varía según los lugares del mundo, los estratos sociales o las comunidades de sentido que coexisten en una misma sociedad. Por otra parte, el género configura perfiles adictos y autoconceptos diferentes en el hombre y la mujer, de modo que es imposible intervenir en un proceso de rehabilitación con garantías sin tener en cuenta el género.

Guadalsalus cuenta en su Centro de Desintoxicación de Sevilla con un programa de carácter ambulatorio y otro residencial con el único objetivo de lograr una superación definitiva de la conducta adictiva. En ambos programas nuestro equipo interdisciplinar interviene mediante terapias de grupo, individuales, de pareja y de familia hasta lograr el máximo nivel de personalización y adaptación del tratamiento a las necesidades del paciente.

Contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. Somos tu Centro de Desintoxicación de referencia en Sevilla.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat