Cuando una persona alcohol-dependiente deja de beber, debe prepararse para padecer los signos que acompañan a uno de los más duros síndromes de abstinencia. En efecto, en contra de lo que muchos piensan, la abstinencia del alcohol es mucho más peligrosa que la de otras sustancias como el cannabis, la cocaína o las benzodiazepinas, entre otras. 

La descripción esencial de los signos que acompañan al síndrome de abstinencia la realizó ya en 1819 el médico alemán C. Von Brühl-Cramer. Desde entonces la comunidad científica tiene el convencimiento de que el alcoholismo es una de las enfermedades que más síntomas específicos ofrecen. Es decir, hablamos de signos que sólo se observan en la dependencia al alcohol y, sólo algunos de ellos, en otras drogas. Eso sí, el diagnóstico puede efectuarse con la simple evidencia de uno de estos signos específicos.

  1. Delirium tremens y predelirium

Gracias a la medicación de apoyo que se administra al alcohol-dependiente, el delirium tremens es ya poco frecuente en nuestras clínicas. No obstante, más de un tercio de los pacientes vivirán un predelirium, donde los mismos síntomas parecen pero atenuados. 

Por delirium tremens debemos entender una reacción orgánica que puede costar la vida del paciente y que puede durar entre 2-10 días. Se manifiesta con agitación incesante, temblor generalizado, confusión mental, agresividad, insomnio, alucinaciones terroríficas agravadas por la oscuridad, sudores, deshidratación. 

  1. Síntomas matinales de abstinencia 

Los signos matinales de abstinencia son básicamente cinco: temblor, angustia, sudoración, náuseas/vómitos y aceleración del corazón con una subida de la tensión arterial. 

Estos signos tienen menor intensidad que el predelirium, pero lo preceden y son más frecuentes. No se trata de síntomas específicos, porque ciertas enfermedades mentales implican también angustia, que el alcohol puede ayudar a calmar. La sudoración, náuseas y vómitos (las primeras copas se vomitan) son menos frecuentes, pero más específicos. 

  1. Otros síntomas relacionados 

Evidentemente, la abstinencia tiene otros signos fuera del horario de mañana que expresan la necesidad crónica de alcohol propia de un dependiente. Los más llamativos son: 

  • Incapacidad de pararse después del segundo o tercer vaso.
  • Estar obligado a aumentar la dosis para lograr el efecto exigido.
  • Volver a sentir deseos de alcohol cuando desaparece el efecto.
  • Estar convencido de hallarse atrapado en una rueda.
  • Estar obsesionado por el aprovisionamiento de alcohol.
  • Sufrimiento, angustia y desesperación por la situación.
  • Intensas ganas de tomar alcohol, por momentos.
  • Alucinaciones, convulsiones.

Guadalsalus cuenta en Sevilla con un programa de carácter ambulatorio y otro residencial con el único objetivo de lograr una superación definitiva de la conducta adictiva. 

Si quieres ampliar información o recibir orientación profesional, contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. Somos tu Centro de Desintoxicación de referencia en Sevilla.

Os dejamos un nuevo vídeo, esta vez sobre el proceso de abstinencia,

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat