No hay felicidad con drogas. Hay mentira, simulación, ocultamiento, sustracciones, violencia verbal y/o física, manipulación, cambios de ánimo, riesgo de padecer graves problemas de salud, dificultades de convivencia, predisposición al desarrollo de enfermedades mentales como trastornos límites de personalidad, esquizofrenia, bipolaridad, depresiones, TDAH, etc. 

Rehabilitarse no consiste sólo en dejar de consumir drogas, consiste en aprender a ser feliz. Se deja de vivir una vida de mentiras y se aprende a disfrutar con tranquilidad de aspectos sencillos de la propia existencia que antes pasaban inadvertidos. Se aprende a integrar el pasado, conocerse con verdad, reconciliarse con uno mismo y dejar de sufrir ansiedad ante los desafíos futuros. 

En definitiva, el principal beneficio de rehabilitarse es aprender a ser feliz aquí y ahora. Algo que todos deberíamos aprender.

Si detectas alguna señal de riesgo no dudes en ponerte en contacto con nosotros cuanto antes a través de nuestro teléfono gratuito 800 808 420. Es necesario estar muy atentos para chequear los síntomas de una posible adicción y buscar una solución urgentemente, antes de padecer

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat