Cuando una persona alcohol-dependiente deja de beber, debe prepararse para padecer los signos que acompañan a uno de los más duros síndromes de abstinencia. 

La descripción esencial de los signos que acompañan al síndrome de abstinencia la realizó ya en 1819 el médico alemán C. Von Brühl-Cramer. Desde entonces la comunidad científica tiene el convencimiento de que el alcoholismo es una de las enfermedades que más síntomas específicos ofrecen. Se caracteriza por un estado de hiperexcitabilidad neural, que representa un fenómeno rebote al estado crónicamente deprimido del sistema nervioso central (SNC). 

Los síntomas del síndrome de abstinencia se desarrollan entre las 6 y las 24 horas después de la última copa y pueden ser de tres tipos:

1. Hiperactividad del SNC: sudoración, taquicardia, ansiedad, temblor, hipertermia, hipertensión, insomnio, náuseas…

2. Excitación neuronal: agitación, temblores, convulsiones, crisis epilépticas…

3. Delirium Tremens: alucinaciones visuales y auditivas, confusión, desorientación, oclusión de la conciencia, temblor, ataxia, deterioro de la atención y la memoria reciente, agitación, terrores nocturnos… (Se produce en menos del 5% de los casos).

Si detectas alguna señal de riesgo no dudes en ponerte en contacto con nosotros cuanto antes a través de nuestro teléfono gratuito 800 808 420. Es necesario estar muy atentos para chequear los síntomas de una posible adicción y buscar una solución urgentemente, antes de padecer daños severos.

En Guadalsalus comprobamos cada día como aquellos que acuden a tiempo a un centro y reciben la terapia adecuada pueden rehabilitarse y cambiar sus vidas. Pero también sabemos que aquellos que han tocado fondo no lo han perdido todo, sino que pueden erguirse con más humildad y vigilancia siendo adecuadamente acompañados por sus terapeutas.

Contacta con nosotros

    800 808 420 - Gratuito

    WhatsApp chat