Según el Informe UNOCD de 2007, realizado por la Oficina de Droga y Crimen de Naciones Unidas en Viena, España está en el 2º puesto de consumo de cocaína, por detrás de los EE.UU. Ya en el primer informe referente al Plan de Acción 2005-2008, el Observatorio Europeo de las Drogas situaba a España en el grupo de países de alta prevalencia. En concreto afirmaba que el cannabis y la cocaína eran las sustancias de mayor consumo en la Unión Europea, donde se registraba una tendencia a los policonsumos. Gradualmente, estas cifras han ido en aumento hasta nuestros días. 

Los programas terapéuticos más reconocidos por su abordaje con adictos a la cocaína reconocen que existen diferentes fases o etapas por las que pasa un consumidor de cocaína desde el momento que deja de consumir hasta lograr la abstinencia:

  • Etapa de Malestar general después del consumo masivo: crisis cardio-respiratoria, psicosis tóxica, alucinaciones, tendencia a la violencia, conducta estereotipada, pérdida de orientación, etc.
  • Etapa del Síndrome de abstinencia: es importante saber que sí existe un síndrome de abstinencia, que viene acompañado de síntomas tanto físicos como psicológicos que pueden llegar a ser bloqueantes para el sujeto. El Síndrome de Abstinencia de la Cocaína (SAC) ha sido dividido en tres fases: 
    • Fase I de choque o “crash”: la abstinencia suele aparecer hacia las 18 horas del último consumo y puede durar una semana con un pico a los dos o tres días. El deseo o craving es muy intenso y aparecerá anhedonia, ansiedad, irritabilidad, disforia, pérdida de peso, fatiga, hipersomnia y a veces agitación. Pueden asociarse ideas autolíticas. Con frecuencia tienden a automedicarse con alcohol o sedantes. El estado de ánimo puede restablecerse en unos días, aunque la anhedonia y la disforia pueden perseverar varias semanas, entre 2-4 meses.
    • Fase II, de privación y abstinencia: dura 3-4 meses y en un primer momento se caracteriza por una normalización del sueño y del estado de ánimo. Después, pueden aparecer sentimientos de falta de energía y de tristeza junto con el deseo de consumir cocaína.
    • Fase III, de extinción: dura entre 3–6 meses y se caracteriza por un deseo compulsivo de consumo ante estímulos condicionados. El tratamiento debe ser principalmente psicoterapéutico, aunque determinados autores recomiendan tratamiento con antidepresivos.
  • Etapa de euforia (2-3 meses hasta 6-7): sensación de que el problema ha desaparecido y todo está superado. Está demasiado contento, haciendo planes de futuro muy lejanos de la realidad. En este momento hay gran riesgo de abandono. 
  • Etapa pared: (6-7 meses a 1 año): no encuentra mucho sentido a nada. Todo lo ve negativo, no encuentra aspectos positivos en haber dejado de consumir. Es una etapa clave en la que se necesita mucho apoyo. Coincide con la fase III de extinción del SAC.
  • Etapa de mantenimiento: a partir del primer año, va desapareciendo esa perspectiva decepcionante de la vida para dar paso a una visión más realista y equilibrada. 

Si detectas alguna señal de riesgo no dudes en ponerte en contacto con nosotros cuanto antes a través de nuestro teléfono gratuito 800 808 420. Es necesario estar muy atentos para chequear los síntomas de una posible adicción y buscar una solución urgentemente, antes de padecer daños severos.

En Guadalsalus comprobamos cada día como aquellos que acuden a tiempo a un centro y reciben la terapia adecuada pueden rehabilitarse y cambiar sus vidas. Pero también sabemos que aquellos que han tocado fondo no lo han perdido todo, sino que pueden erguirse con más humildad y vigilancia siendo adecuadamente acompañados por sus terapeutas.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat