A pesar de que en España la percepción de riesgo sobre el juego ha aumentado y se está produciendo una mayor difusión en los medios de comunicación sobre los efectos del juego patológico, sieguen estando legalizados… 

  • En casinos: Juegos de casinos (ruleta, blackjack, bacarrá, etc.) y máquinas tragaperras de tipo C.
  • Bingos.
  • Apuestas deportivas.
  • Loterías y cupones.
  • Máquinas recreativas y juegos mecánicos (tragaperras, maquinas tipo B).
  • Juegos on-line (máquinas, póker, casino, etc.).
  • Juegos tradicionales o históricos (p. ej., Lotería de la Caridad de Melilla).

También existen, en menor grado, juegos de cartas (p. ej., póker), dados, dardos, etc., de tipo privado y con apuestas monetarias. No obstante, el hecho de que este tipo de juegos se produzca en menor grado que los arriba indicados no quiere decir que no vayan en aumento de un modo alarmante, sobre todo entre los adolescentes y jóvenes.

Con el endurecimiento de la normativa que regula el juego en nuestro país y con los cierres producidos en salones de juegos o casas de apuestas hasta bien avanzado el reciente desconfinamiento, ha sido frecuente encontrar en parques o zonas comunes de los edificios de viviendas a grupos de jóvenes jugando timbas de póker con pequeñas cantidades de dinero, que progresivamente van aumentando conforme se va desarrollando la adicción.

No estamos hablando de videojuegos potencialmente adictivos, sino de juegos de cartas con posibilidad de ganar dinero. Esto reviste el caso de una gravedad mayor, puesto que su desarrollo lleva asociado habitualmente no sólo trastornos del comportamiento, sino que suele cursar además con uno o varios trastornos mentales. 

De hecho, es especialmente llamativa la comorbilidad del juego patológico con otros trastornos. Estudios realizados en el año 2011 ya mostraban cómo un 57,5% tenían asociado un trastorno por consumo de sustancias (un 28,1% trastorno por consumo de alcohol; un 17,2% trastorno por abuso/dependencia de drogas ilícitas; y un 60,1% dependencia de la nicotina), un 37,9% un trastorno del estado de ánimo (23,1% depresión mayor y un 9,8% episodios maníacos o trastorno bipolar), un 37,4% un trastorno de ansiedad (p. ej., 11,1% un trastorno de ansiedad generalizada) y un 28,8% un trastorno de personalidad antisocial.

Un aparente juego de niños que se lleva a cabo en el portal de una casa, en un banco en el parque o dentro del propio hogar, puede terminar convirtiéndose en una patología debido a su alto poder adictivo.

Guadalsalus cuenta en Sevilla y Córdoba con un programa de carácter ambulatorio y otro residencial con el único objetivo de lograr una superación definitiva de la conducta adictiva. 

Si quieres ampliar información o recibir orientación profesional, contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. Somos tu Centro de Desintoxicación de referencia en Sevilla y Córdoba.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat