En España se legalizó el juego en 1977, pero su verdadero apogeo llegó 4 años después con la legalización de las máquinas tragaperras en 1981. Fue entonces cuando surgieron los perfiles más definidos de lo que hoy entendemos como jugadores patológicos.

Ya en torno a 1990 el juego patológico en España había alcanzado unos niveles tan elevados que comenzó a generar una alarma social justificada: los afectados eran varios cientos de miles… y sus familias. La situación obligó al Gobierno a adoptar medidas de control y reducir el número de licencias de las máquinas tragaperras existentes.

Una creciente sensibilidad social hace que hoy la percepción de riesgo sobre el juego haya aumentado en España. Como consecuencia:

  • Recientemente el Gobierno ha implementado nuevas políticas de contención.
  • Hay mayor información sobre el juego patológico en los medios de comunicación.
  • Hay mayor número de dispositivos asistenciales para su tratamiento, aunque siguen siendo insuficientes.

No obstante, la administración no adopta medidas suficientes ante la voracidad de la industria por ampliar la oferta de juego, quizás porque el mismo Estado recauda una gran cantidad de dinero en impuestos por el juego.

Esto hace que España sea uno de los países del mundo con más tragaperras por millón de habitantes. En 2013 se contabilizaba 1 por cada 125 españoles adultos. Ese mismo año los españoles gastamos en juegos 28.122 millones de euros, de los cuales 8.136 millones fueron en máquinas tragaperras, el 30% del total del gasto en juego.

Las cifras son demoledoras… y las consecuencias también. El 75% de las personas que acuden a tratamiento por problemas de juego patológico en España son dependientes de las máquinas tragaperras. Efectivamente, este es uno de los juegos de azar que más a la mano han tenido los adolescentes y jóvenes españoles durante 4 décadas, siendo también el que cuenta con un mayor poder adictivo. De ahí que en la clínica sea normal en muchos casos que se den uno o más trastornos mentales y del comportamiento asociados al juego patológico.

Guadalsalus cuenta en Sevilla y Córdoba con un programa de carácter ambulatorio y otro residencial con el único objetivo de lograr una superación definitiva de la conducta adictiva.

Si quieres ampliar información o recibir orientación profesional, contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. Somos tu Centro de Desintoxicación de referencia en Sevilla y Córdoba.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat