Una cuarta categoría de autoengaños hace referencia a la falsa sensación de control que el adicto tiene sobre su consumo. Es un autoengaño que se resume en una frase: “Puedo consumir controladamente”. 

El sueño de todo adicto es poder consumir menos cantidad, pero sin dejarlo del todo. El problema es que la adicción consiste precisamente en una pérdida de control sobre el propio consumo. Por eso, la mente fabrica el autoengaño de esa confianza en tus propias fuerzas: “Yo controlo”.

¿Cómo podemos combatir este autoengaño? Podrían servirnos dos sencillas preguntas. Da igual si crees o no que puedes controlar. Reconoce delante de ti mismo con toda la sinceridad de la que seas capaz… 

  • ¿Cuántas veces te has planteado si eres capaz de controlar? 
  • Y ahora, respóndeme también… ¿Cuántas veces lo has conseguido?

Muchas veces nos empecinamos en creer cosas que sabemos que no son reales por mucho que nos engañemos. Déjame que te diga una cosa: Nadie puede dejar de consumir por sí mismo. No te engañes. Evita prolongar tu sufrimiento y el de la gente que te ama.

Sobre todo hay que tener en cuenta que la adicción es la enfermedad del autoengaño. Cuando crees que después de un período más o menos prolongado de abstinencia puedes controlar el consumo, más pronto que tarde vendrán recaídas con un consumo multiplicado, masivo.

Guadalsalus cuenta con un programa de carácter ambulatorio y otro residencial con el único objetivo de lograr una superación definitiva de la conducta adictiva. 

Si quieres ampliar información o recibir orientación profesional, contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. Somos tu Centro de Desintoxicación de referencia.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat