Por primera vez en 1980, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales categorizó a la ludopatía dentro de los “trastornos del control de impulsos no clasificados en otros apartados”. Se define al jugador patológico como un individuo caracterizado por “la incapacidad crónica y progresiva de resistir los impulsos de participar en juegos de azar o apuestas, y esta actividad pone en riesgo los objetivos familiares, personales y vocacionales”. Pero no es hasta la última versión de 2013 cuando el juego patológico pasa a considerarse un trastorno adictivo y se engloba dentro de la categoría “Trastornos por consumo de sustancias”.

En las adicciones se diferencian dos grandes grupos: aquellas producidas por sustancias químicas y aquellas producidas por conductas. Entre las comportamentales se encuentran el juego patológico y su vertiente online, el comer compulsivo, el sexo compulsivo, el trabajo compulsivo, las compras compulsivas, etc., junto a la adicción a las nuevas tecnologías.

Desde que en el año 1977 fue legalizado el juego en España, han ido apareciendo en el mercado numerosas modalidades de juegos de azar y apuestas: máquinas recreativas, bingos, casinos, quinielas, bonolotos, cupones… y, más recientemente, las apuestas por Internet, tanto de azar como deportivas.

Según los estudios epidemiológicos, la ludopatía afecta a menos de un 1% de las personas que han jugado alguna vez en su vida. No obstante, ocurre porcentualmente lo mismo con el número de personas que han probado algún tipo de sustancia terminan siendo adictos. Debido a que todas las adicciones, a sustancias o comportamentales, afectan al mismo mecanismo neuroquímico del sistema cerebral de recompensa, la ludopatía debe ser tratada terapéuticamente como una adicción más, atendiendo, como en el resto de adicciones, a las particularidades del sujeto y la sustancia/conducta.

Si detectas alguna señal de riesgo no dudes en ponerte en contacto con nosotros cuanto antes a través de nuestro teléfono gratuito 808 808 420. Es necesario estar muy atentos para chequear los síntomas de una posible adicción y buscar una solución urgentemente, antes de padecer daños severos.

En Guadalsalus comprobamos cada día como aquellos que acuden a tiempo a un centro y reciben la terapia adecuada pueden rehabilitarse y cambiar sus vidas. Pero también sabemos que aquellos que han tocado fondo no lo han perdido todo, sino que pueden erguirse con más humildad y vigilancia siendo adecuadamente acompañados por sus terapeutas.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat