Algunas personas confunden eliminar el alcohol del organismo (con o sin supervisión médica) con el hecho de estar rehabilitado. Lo primero es una desintoxicación, pero la rehabilitación tiene como objetivo la recuperación de aquellas habilidades perdidas o no desarrolladas por el paciente a causa del consumo.

Recordemos que, tras una desintoxicación satisfactoria, la persona deja de ser dependiente, pero sigue siendo adicta y mantiene de forma persistente sus conductas de riesgo. En cuanto vuelve a probar el alcohol, pierde de nuevo el control en muy poco tiempo.

El alcohol-dependiente ha llevado a cabo un paulatino y repetido abandono de sí mismo y de los valores propios, a favor de la enfermedad adictiva. Cuanto más progresa ésta, mayor es la soledad y la despersonalización del individuo.

La herramienta fundamental de la rehabilitación, por tanto, no es sólo la desintoxicación. Queda aún un arduo trabajo de acompañamiento terapéutico en la terapia grupal o grupo de autoayuda, la cual viene complementada con otras intervenciones y actividades tales como la terapia individual, talleres de valores y de terapia cognitivo-conductual, ejercicio, mindfulness, progresiva asunción de responsabilidades, etc., todas ellas encaminadas al control de impulsos, reducción de ansiedad, control de horarios y mejora de las habilidades personales y sociales del paciente.

Las condiciones mínimas necesarias para hacer este trabajo son: la apertura a sí mismo y disponibilidad para afrontar todos los temas sin ningún tipo de censuras; una absoluta sinceridad consigo mismo y con los demás; confianza en quien le ofrece la ayuda para resolver el conflicto; y tranquilidad: no tener prisas.

Si detectas alguna señal de riesgo no dudes en ponerte en contacto con nosotros cuanto antes a través de nuestro teléfono gratuito 800 808 420. Es necesario estar muy atentos para chequear los síntomas de una posible adicción y buscar una solución urgentemente, antes de padecer daños severos.

En Guadalsalus comprobamos cada día como aquellos que acuden a tiempo a un centro y reciben la terapia adecuada pueden rehabilitarse y cambiar sus vidas. Pero también sabemos que aquellos que han tocado fondo no lo han perdido todo, sino que pueden erguirse con más humildad y vigilancia siendo adecuadamente acompañados por sus terapeutas.

Contacta con nosotros

    800 808 420 - Gratuito

    WhatsApp chat