Los síntomas más frecuentes en un adicto a las TIC son los siguientes:

  1. Tolerancia y abstinencia. Se permanece muchas horas conectado y se pierde la noción del tiempo, si bien no es posible establecer un límite temporal que diferencie el uso seguro del uso adictivo. El adolescente es incapaz de interrumpir la conexión (‘un minuto más’, ‘ahora voy’) y se conecta, pese a no pretenderlo, argumentando diferentes excusas o se conecta antes de lo habitual y durante más tiempo. 
  2. Negación, ocultación y/o minimización. En este contexto, empiezan los comentarios de amigos y familiares, por lo que se niega o minimiza la duración de la conexión. También se descuida el aspecto, se pierden horas de sueño y se alteran los hábitos de alimentación. 
  3. Euforia y trance mientras se desarrolla la actividad. Se utiliza Internet para obtener satisfacción inmediata y huir de los problemas. Se siente una intensa intimidad en línea y se busca euforia, ‘colocón’ o estado de ‘trance’ a través de la red. 
  4. Modificación de la conducta, sentimientos de culpa y disminución de la autoestima. Todo comienza a girar en torno a la realidad virtual con una total focalización atencional. Se reduce el ámbito de intereses. Aparecen el fracaso escolar, el abandono de estudios. También se pueden producir pequeños hurtos para compras de elementos y créditos para juegos. Entonces aparecen sentimientos de culpa y disminución de la autoestima. El adolescente siente que Internet es el único lugar donde puede sentirse bien, pero a la larga aparece soledad, y reducción del bienestar psicológico. 
  5. Estados de ánimo aleatorios. Para conseguir la excitación del principio se recurre a trucos como aumentar el número de conversaciones abiertas en un chat. Se pueden observar síntomas físicos y psicológicos de abstinencia (alteraciones del humor, irritabilidad, impaciencia, inquietud, tristeza, ansiedad) en caso de verse obligados a interrumpir la conexión, a no poder llevarla a cabo, a la lentitud de la conexión o por no encontrar qué o a quién se busca.
  6. Riesgo de recaída y de reinstauración de la adicción.

En los adolescentes, un indicador destacable es que la intensidad de los síntomas aumenta gradualmente. Por eso, si detectas alguna señal de riesgo no dudes en ponerte en contacto con nosotros cuanto antes a través de nuestro teléfono gratuito 800 808 420. Es necesario estar muy atentos para chequear los síntomas de una posible adicción y buscar una solución urgentemente, antes de padecer daños severos.

En Guadalsalus comprobamos cada día como aquellos que acuden a tiempo a un centro y reciben la terapia adecuada pueden rehabilitarse y cambiar sus vidas. Pero también sabemos que aquellos que han tocado fondo no lo han perdido todo, sino que pueden erguirse con más humildad y vigilancia siendo adecuadamente acompañados por sus terapeutas.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat