No tener herramientas personales para afrontar los problemas cotidianos es otra categoría de autoengaños. 

Hay que tener en cuenta que el adicto ha vivido casi todas las dimensiones de su vida desde la droga: los problemas familiares, la soledad, el sexo, el ocio, la autocompasión, la diversión, la relación con el grupo, la ha usado para afrontar una entrevista, para sacar fuerzas en el trabajo, para sentirse más animado… 

Por decirlo de algún modo, la droga le ha servido para muchas cosas. Por eso surge el miedo a no poder hacer frente a todo esto sin consumir. Y no sólo ahora, en este momento, sino también en el futuro: el paciente teme que el día de mañana algún acontecimiento le pueda hacer consumir otra vez.

¿Te suenan estas emociones? ¿Las has sentido en más de una ocasión? Pues veamos ahora algunas cosas que se pueden hacer para no caer en este autoengaño…

  • Comienza a cuestionar las frases de este tipo que llevas ya tanto tiempo diciéndote. A lo único a lo que te llevan es a sentirte mal, a seguir consumiendo o a recaer.
  • Seguro que en este momento te entran ganas de dejar de consumir, pero sin dejar de consumir. Es decir, quieres seguir consumiendo porque te gusta, pero no quieres padecer ni un día más los efectos negativos que esto trae a tu vida, ¿verdad? 
  • Si sientes esta ambivalencia vas por buen camino… es un comienzo. Al menos hay una tensión, otro planteamiento dentro de ti que no es sólo continuar consumiendo.
  • Con la ayuda de tus terapeutas, aprenderás a enfrentarte a las situaciones que te preocupen poniendo en marcha otras estrategias más adecuadas. No es tan difícil. 

Por ejemplo, hay personas que tienen durante un tiempo problemas y no pueden dormir. Se toman alguna pastilla para conciliar el sueño, pero luego les cuesta levantarse. Duermen hasta más tarde. Y si no lo hacen, luego tienen que dormir siesta. Durante el día se sienten cansados y, cuando llega la noche, no logran dormir porque no pudieron evitar dar una cabezada durante el día… así que tienen que tomarse otra pastilla, hasta que ya no saben dormir sin medicación. 

Un cambio de estrategia sería no tomar la pastilla y levantarte temprano. No dormir durante el día y acudir al gimnasio o caminar durante una hora… cuando llega la noche, estás rendido y duermes como un niño. Ya no hace falta la pastilla porque has afrontado un problema de una forma saludable. Pues lo mismo ocurre con las drogas: nos faltan estrategias, herramientas sencillas para aprender a afrontar de otra forma situaciones que normalmente nos superan.

Guadalsalus cuenta con un programa de carácter ambulatorio y otro residencial con el único objetivo de lograr una superación definitiva de la conducta adictiva. 

Si quieres ampliar información o recibir orientación profesional, contacta con nosotros. Llámanos al 954 353 954 y pide una cita. La 1ª Consulta es gratuita. En Guadalsalus sabemos cómo ayudarte. Somos tu Centro de Desintoxicación de referencia.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat