Fases del Programa Terapéutico

Desintoxicación

La desintoxicación es el proceso por el que el paciente deja de consumir las sustancias a las que es adicto. Este proceso se realiza desde un estricto seguimiento médico y terapéutico. En esta fase y, de forma temporal, al paciente se le suele administrar medicación de apoyo para evitar situaciones de gran ansiedad y la aparición de síndromes de abstinencia.

Deshabituación (fase de choque)

Comienza en el mismo momento del ingreso.

La enfermedad de adicción altera enormemente los hábitos de la persona que la padece. La deshabituación de la conducta adictiva es el proceso de identificación y sustitución de los hábitos y actitudes alterados por el consumo, por otros que mejoren la calidad de vida del paciente y favorezcan su integración en el entorno familiar, laboral y social con el objetivo final de prevenir y evitar posibles recaídas.

En esta primera fase cobran especial relevancia el acompañamiento familiar y la adaptación supervisada del usuario a la vida del centro, con objetivos muy centrados en el control de la abstinencia, normas, límites y responsabilidades (horario, sueño, higiene, alimentación, control de la medicación, etc.).

Paralelamente, la deshabituación requiere un pormenorizado seguimiento de las patologías orgánicas asociadas que, en nuestro Centro de Tratamiento de Adicciones Residencial, se realiza bajo una estrecha vigilancia médica.

Rehabilitación

Entendemos que, junto a la deshabituación, se trata de dos realidades interdependientes que, en nuestro Centro de Tratamiento de Adicciones Residencial , serán trabajadas con el paciente desde el primer día. No obstante, la rehabilitación conforma toda una etapa propiamente dicha de nuestro proceso terapéutico.

La rehabilitación del hábito de comportamiento de la persona tiene como objetivo la recuperación de aquellas habilidades perdidas o no desarrolladas por el paciente a causa del consumo. La herramienta fundamental del proceso es la terapia grupal, la cual viene complementada con otras actividades tales como la terapia individual, talleres de valores y de terapia cognitivo-conductual, ejercicio, mindfulness, progresiva asunción de responsabilidades, etc., todas ellas encaminadas al control de impulsos, reducción de ansiedad, control de horarios y mejora de las habilidades personales y sociales del paciente.

Reinserción

Durante todo el tratamiento se prepara en remoto minuciosamente la readaptación del paciente en el entorno familiar, social y laboral. De hecho, la reinserción del usuario a su entorno y el desarrollo normalizado de su vida es el objetivo final del tratamiento. Para ello, se abre un periodo intermedio de adaptación monitorizada fuera del Centro de Tratamiento de Adicciones Residencial. En dicha etapa se habrán de lograr cotas mayores de autonomía personal y social del paciente a todos los niveles, mediante la aplicación de su Proyecto de Vida con planes de acción en las áreas familiar, social, profesional, ocio, salud, etc.

El carácter de la terapia en esta etapa sigue siendo comunitario, si bien se lleva a cabo un seguimiento directo más estrecho y frecuente por parte del trabajador social y del psicólogo. Dicho seguimiento está profundamente motivado a sostener lo alcanzado hasta este momento.

Seguimiento

El tratamiento no finaliza con la reinserción, sino que el paciente requiere de un seguimiento periódico, frecuente, monitorizado y personalizado durante el complejo periodo de incorporación plena a su anterior entorno familiar, profesional y convivencial, previniéndolo así de posibles recaídas.

800 808 420 - Gratuito

WhatsApp chat